Saltar al contenido
CurioSfera Ciencia

Célula | Características, Tipos y Función

célula características

La célula es la unidad más pequeña que puede vivir por sí sola. Todos los tejidos del cuerpo y todos los organismos vivos están formados por células. Las tres partes principales de la célula son la el núcleo, la membrana celular y el citoplasma. En CurioSfera-Ciencia.com, te explicamos las características de las células, cuál es su función y cómo respiran, se alimentan y reproducen.

No te pierdas las partes del cuerpo humano

Qué son las células

Una célula es la unidad básica de todos los seres vivos que tiene el material necesario para mantener los procesos vitales como nutrición, crecimiento y reproducción.

Las células tienen diferentes tamaños, formas y funciones. Se clasifican en células eucariotas y células procariotas.

tipos de células

La palabra célula fue introducida por el científico inglés Robert Hooke (1635-1703) para nombrar las pequeñas «cajas» que vio cuando observaba con el microscopio una lámina fina de corcho.

En latín, célula significa celda pequeña, y Hooke llamó así las «cajitas» del corcho para que le recordaban las celdas de los panales.

Con el tiempo, el microscopio se fue perfeccionando y, por consiguiente, los científicos pudieron observar muchos más organismos.

Todos ellos estaban formados por células, es decir, por pequeñas unidades similares a las «cajitas» que vio Hooke, aunque presentaban una gran diversidad de aspectos.

Los científicos comprobaron también que esta diversidad de aspecto no sólo se observaba entre las células de organismos diferentes, sino también entre las de un mismo organismo.

Por ejemplo, las células que hay en la epidermis de tu piel tienen una forma poliédrica en las capas inferiores, mientras que en las capas superiores tienen forma aplanada, las que forman los huesos tienen forma estrellada, etc.

Pero, a pesar de estas diferencias, todas las células de todos los organismos tienen una estructura muy similar. Todas están formadas por un material gelatinoso, constituido sobre todo por proteínas, que llamamos citoplasma.

El citoplasma está rodeado de una membrana muy delgada, la membrana celular (en las células de las plantas y en las de los hongos, la membrana celular está rodeada de una cápsula gruesa, denominada pared celular). En el interior del citoplasma hay un corpúsculo redondeado, llamado núcleo, que dirige las actividades de la célula.

Qué función tienen las células

Las células construyen tejidos. Para construir un edificio, necesitamos vigas, ladrillos y otros materiales. Estos elementos se reúnen en grupos según cuál sea la función: las vigas van soldadas unas con otras para formar la estructura del edificio, los ladrillos se alinean y se apilan para formar las paredes, etc.

para qué sirven las células

Las células que constituyen el cuerpo de un animal o el de una planta son también muy diversas y, de un modo similar a lo que decíamos del edificio. Aquellas células que tienen una estructura y una función similares se reúnen en grupos que llamamos tejidos.

Pero no todos los tejidos son iguales. Los principales tipos de tejidos celulares de nuestro cuerpo son:

Tejido epitelial

El tejido epitelial constituye la epidermis de la piel, y forma también una membrana muy delgada que tapiza las cavidades interiores del cuerpo (el tubo digestivo, los pulmones, los riñones, etc.).

Sus células están pegadas las unas a las otras y dispuestas en una o más capas. Una función muy importante de este tejido es impedir el paso de sustancias del interior del cuerpo al exterior y viceversa.

El tejido epitelial tapiza también el interior de todas las glándulas del cuerpo y fabrica todas las secreciones. Así, por ejemplo, la saliva es elaborada por el epitelio de las glándulas salivales.

Tejido muscular

El tejido muscular forma los músculos del cuerpo humano. Sus células son muy alargadas y tienen la capacidad de contraerse cuando reciben la señal correspondiente, procedente del sistema nervioso.

Hay dos tipos de tejido muscular: el estriado y el liso. El nombre del primer tipo se debe a las estrías transversales que podemos distinguir a las células de este tejido, si las observamos al microscopio. Los músculos del esqueleto, que forman lo que llamamos “carne” y que nos permiten mover el cuerpo, son de tejido muscular estriado.

El tejido muscular liso se encuentra, sobre todo, en las paredes de muchos órganos del cuerpo, como el tubo digestivo, la vejiga urinaria y el útero.

Tejido nervioso

El tejido nervioso forma el sistema nervioso. Sus células, las neuronas, tienen muchas prolongaciones que conectan unas con otras y que forman circuitos complicados.

Gracias a estos circuitos, el sistema nervioso recibe «noticias» del exterior y envía órdenes a los músculos.

Tejido conectivo o conjuntivo

El tejido conjuntivo es el que une los otros tejidos entre ellos y los mantiene constantemente en su sitio. Sus células no están en contacto: entre ellas hay una materia gelatinosa y numerosos filamentos entrelazados, a menudo como los hilos de un tejido, a veces como los de una cuerda.

Estos filamentos proporcionan una gran resistencia mecánica al tejido conectivo, que, gracias a ellos, es capaz de soportar tirones y compresiones sin romperse. Son un buen ejemplo la dermis de la piel y los tendones de los músculos.

El tejido óseo forma los huesos del cuerpo. Es muy parecido al tejido conjuntivo, pero la materia que hay entre las células es mucho más dura. El tejido cartilaginoso forma los cartílagos y posee una materia intercelular un poco más blanda.

Reproducción de las células

Ya has visto que las células son muy pequeñas: solemos expresar las dimensiones en milésimas o centésimas de milímetro. ¿Has pensado alguna vez cuántas células forman tu cuerpo? Por ejemplo, sólo en un centímetro cuadrado de epidermis hay más de un millón de células.

Y se ha calculado que en todo nuestro cuerpo que tenemos más de 10 millones de millones de células.

cómo se reproducen las células

Pero tú no siempre has sido formado por esta cantidad astronómica de células. Cuando empezaste a vivir eras una bolita pequeñísima, de sólo unas milésimas de milímetro de diámetro, alojada dentro del útero de tu madre. Esta bolita minúscula era una única célula, la célula cigoto.

¿Cómo has pasado de tener una sola célula a tener tantas? Pues, porque la célula cigoto se dividió en dos, y cada una dividirse en otras dos; y así, sucesivamente.

Este proceso se denomina división celular. Para que la célula que se reproduce se divide en dos células hijas, de manera que cada una recibe la mitad del núcleo y del citoplasma de la progenitora. Las células hijas crecen y cuando son lo suficientemente grandes se dividen.

Así, pues, tu cuerpo va creciendo por que tus células se van dividiendo.

Alimentación de las células

Hasta cuando estás quieto, tu organismo se encuentra en una actividad constante: tu corazón late para bombear la sangre, tus glándulas digestivas secretan jugos para digerir los alimentos, por tus neuronas circulan corrientes eléctricas que te permiten pensar, reaccionar ante los estímulos externos, etc.

Para realizar todas estas actividades, necesita energía, y para que el organismo obtenga energía necesita los alimentos.

Los alimentos son necesarios también para crecer y para reparar los materiales de tu organismo que se desgastan o se dañan (por ejemplo, para reparar las heridas).

Ahora ya sabes que todas las actividades de tu cuerpo las realizan tus células y que son ellas también las que, al ir multiplicándose, hacen crecer el organismo. Por lo tanto, todas tus células necesitan alimentarse.

Los alimentos que tomas son digeridos por el tubo digestivo y convertidos en partículas minúsculas que pasan a la sangre. La sangre las reparte a todas las células del organismo.

Gracias a su pequeñez, estas partículas de alimento penetran dentro de la célula, atravesando la membrana celular.

Respiración de las células

El organismo consigue la energía de los alimentos combinándolos con oxígeno. Como son las células las que necesitan energía, este proceso se realiza en su interior y es llamado respiración celular o respiración verdadera.

El oxígeno necesario pera la respiración celular entra en el cuerpo por los pulmones (respiración pulmonar) y es transportado por la sangre hasta las células.

De resultas de la combinación de los alimentos con el oxígeno se forma dióxido de carbono. Este gas es expulsado fuera de la célula, porque, si no fuera así, impediría el proceso de la respiración celular.

El dióxido de carbono expulsado de las células pasa a la sangre, y los pulmones se encargan de expulsarlo en el exterior.

Antes de combinarse con el oxígeno, los alimentos sufren algunos cambios químicos en el interior de la célula. Como consecuencia de estos cambios, se vierten al exterior diferentes sustancias que, si se acumularan, resultarían perjudiciales para la célula.

Este proceso se denomina excreción celular. Las sustancias excretadas pasan a la sangre y, finalmente, son eliminadas por el riñón.

Las células y el agua

El agua es fundamental para la vida. Recuerda que es la sustancia que se encuentra en una mayor cantidad en todos los seres vivos: al hombre, por ejemplo, constituye el 70% de su cuerpo.

Una gran parte del agua que contienen los seres vivos se encuentra dentro de las células. Pero también hay en los espacios que quedan entre ellas, de forma que cada célula está rodeada de agua o de un material muy húmedo.

Gracias al hecho de estar bañadas de agua, las células pueden hacer sus actividades vitales: por ejemplo, los alimentos y el oxígeno deben llegar a la célula disueltos en agua, y se disuelven, también, las sustancias que la célula elimina.

Las células consumen para vivir alimentos y oxígeno. Pero, en cambio, no consumen agua (salvo las que realizan la fotosíntesis).

De todos modos, los organismos que viven en tierra firme pierden agua por vaporización y, para mantener constante la concentración en las células y los espacios intercelulares, tienen necesidad de reponerla.

Algunos organismos ya tienen bastante con el agua que contienen los alimentos que ingieren. Pero hay otros que tienen que beber una cantidad adicional.

Para finalizar, no te pierdas cómo es el sistema respiratorio

¿Quieres saber más sobre ciencia?

Desde CurioSfera-Ciencia.com, esperamos que este artículo científico titulado Características y tipos de células, te haya sido de utilidad.

Para leer más información similar, puedes visitar la categoría de ciencia. También puedes preguntar tus dudas a nuestro buscador.

Y recuerda, si te ha gustado puedes compartirlo en redes sociales, darle un “me gusta”, dejarnos un comentario o seguirnos en nuestra página de ciencia de Facebook. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *