Saltar al contenido
CurioSfera Ciencia

La reproducción del ser humano

cómo es la reproducción del ser humano

El proceso a través del cual los seres vivos producen otros de la misma especie, se denomina reproducción. En este artículo de CurioSfera-Ciencia.com, te explicamos todos los detalles y características de la reproducción humana. Además, conocerás las partes del aparato reproductor masculino y femenino, así como las diferentes etapas del embarazo.

No te pierdas las partes del cuerpo humano

El aparato reproductor humano

La mayoría de órganos del cuerpo son los mismos para todos nosotros: corazón, pulmones, intestinos… Pero hay un grupo de órganos que son diferentes según que la persona sea mujer u hombre, es decir, según qué en sea el sexo. Este grupo de órganos forma del aparato reproductor femenino o el masculino, según el caso.

El aparato reproductor de los adultos fabrica las células sexuales, destinadas a formar nuevos seres humanos. Las que fabrica el hombre se denominan espermatozoides y las que fabrica la mujer, óvulos.

Las diferencias entre los hombres y las mujeres adultos no se limitan sólo al aparato reproductor, sino que incluyen también una serie de características: la forma del cuerpo, el tono de la voz, la distribución del pelo en el cuerpo, etc. De estas diferencias y de su aparición a lo largo de la adolescencia, hablaremos más adelante.

El aparato reproductor masculino

El aparato reproductor del hombre está formado por diferentes partes con distintas funciones:

aparato reproductor masculino características

Los testículos

Los espermatozoides se forman en un par de órganos ovales, de unos cuatro centímetros de longitud, llamados testículos.

Los testículos están alojados dentro de una bolsa formada por la piel y situada en la zona inferior de la ingle, entre los muslos. Cada día se fabrican millones de espermatozoides.

Comparados con las otras células del cuerpo, los espermatozoides son de poco tamaño. Apenas contienen citoplasma, por lo que casi todo el espacio celular está ocupado por el núcleo.

Pero la principal característica de los espermatozoides y que los distingue es que cuentan con una especie de cola muy larga, llamada flageloque les permite moverse.

El pene

El órgano encargado de introducir los espermatozoides dentro del aparato reproductor de la mujer es el pene. El pene está formado por un tejido conjuntivo especial, esponjoso, y por un conducto central llamado uretra.

Los espermatozoides llegan a la uretra a través de dos tubos llamados conductos deferentes, cada uno de los cuales se inicia en uno de los testículos.

En la zona donde se unen los conductos deferentes y la uretra hay tres glándulas: la próstata y las dos vesículas seminales. Estas glándulas secretan un líquido blanquecino y espeso, el semen, donde viven y se trasladan los espermatozoides.

Además de conducir los espermatozoides al exterior, la uretra también sirve para evacuar la orina almacenada en la vejiga urinaria. Pero la orina nunca se mezcla con los espermatozoides, porque éstos sólo pueden circular por la uretra si antes se ha cerrado una válvula que hay debajo de la vejiga urinaria.

El aparato reproductor femenino

El aparato reproductor de la mujer está formado por diferentes partes con distintas funciones:

aparto reproductor femenino características

Los ovarios

Los ovarios son dos órganos de forma redondeada y de un tamaño similar a la de los testículos; están situados en el interior del abdomen, por debajo del ombligo. Junto a los ovarios hay un conjunto de órganos que forman el aparato reproductor femenino.

Los óvulos se fabrican en los ovarios. Los óvulos tienen un diámetro de 0,1 mm, por lo que son bastante más grandes que la mayoría de células. Esto se debe a que contienen una gran cantidad de alimentos de reserva.

Cuando el óvulo se une con un espermatozoide, estas reservas sirven para que comience a dividirse y se forme el embrión.

Mientras que los testículos fabrican espermatozoides continuamente, los ovarios contienen, ya desde el momento de nacer la mujer, un número determinado de óvulos (algunas decenas de miles) y no en fabricarán más en toda la vida.

Así que una mujer llega a la pubertad, sus ovarios empiezan a expulsar óvulos periódicamente (en general, cada 28 días). Este fenómeno se denomina ovulación.

Las trompas de Falopio

El óvulo es recogido por una especie de embudo adosado en el ovario, que se prolonga en un conducto; este conjunto se denomina trompa de Falopio. 

El útero

Las dos trompas de Falopio (una por cada ovario) desembocan en el útero, qué es un órgano hueco, de forma piramidal y con paredes musculares. El útero tiene la misión de hospedar y alimentar el nuevo ser formado por la unión de un espermatozoide con un óvulo.

La vagina

Por su parte inferior, el útero se comunica con la vagina, que es un conducto extensible, de unos 10 cm de longitud: Este conducto es el encargado de recibir los espermatozoides.

La vagina se abre al exterior por un orificio situado en la zona inferior del abdomen, entre los muslos. Justo delante de este orificio hay otro más pequeño que comunica la uretra con el exterior. Ambos se encuentran rodeados por unos repliegues de la piel llamados labios genitales, que, en conjunto, forman la vulva.

La menstruación

Ya hemos dicho que, en general, cada 28 días los ovarios de la mujer expelen un óvulo. En relación con este ciclo, la mucosa que recubre las paredes del útero (cérvix) también experimenta un cambio periódico: catorce días antes de la ovulación, comienza a crecer y llega a tener un espesor 4 o 5 veces mayor que el inicial.

El óvulo expelido muere, si no encuentra ningún espermatozoide que lo fecunde. Entonces la mucosa se mantiene engrosada durante catorce días más después de la ovulación, hasta que se desprende la parte sobrante y la mucosa recupera el espesor inicial.

Como la mucosa que se desprende contiene muchos vasos-sanguíneos, cuando sus fragmentos salen por la vagina parece que se produzca una hemorragia. Este proceso se llama menstruación.

La fecundación

Los espermatozoides pasan al aparato reproductor femenino cuando el hombre y la mujer hacen el coito. Después del coito, los espermatozoides se impulsan con los flagelos por el líquido viscoso que recubre las paredes de la vagina y del útero y ascienden hasta las trompas de Falopio.

qué es la fecundación humana
Imagen de un espermatozoide fecundando un óvulo

Si en una de las trompas hay un óvulo, el primer espermatozoide que llega se une a él. Este proceso de fusión de un espermatozoide y un óvulo en una sola célula se denomina fecundación.

Durante la fecundación sólo penetra en el óvulo la cabeza del espermatozoide (el flagelo queda fuera) y el núcleo del espermatozoide se fusiona con el del óvulo. El óvulo fecundado se llama cigoto y constituye la primera célula de un nuevo ser humano.

El embarazo o gestación

Si el óvulo es fecundado, el cigoto resultante se transforma en un embrión. Es decir, en un pequeño organismo en el que se empiezan a esbozar las diferentes partes del cuerpo: la cabeza, el aparato respiratorio, las extremidades, el esqueleto, el corazón, el sistema nervioso, etc.

embarazo humano características

Para llegar en este estadio, primero el cigoto se divide en dos células, luego en cuatro, y así sucesivamente.

Durante las primeras divisiones, el embrión se alimenta de las reservas que contenía el cigoto. Pero estas reservas pronto se agotan, y, seis días después de la fecundación, el embrión se adhiere a la piel mucosa que recubre la superficie interior del útero, para obtener el alimento que necesita. En este momento comienza el embarazo gestación de la mujer.

En la zona de contacto entre el embrión y la mucosa del útero se forma un órgano, en forma de disco, llamado placenta. La placenta extrae de los vasos sanguíneos de la mucosa el oxígeno y los alimentos que necesita el embrión y, a la vez, vierte, dentro de estos vasos, el dióxido de carbono y las sustancias de desecho que aquel produce.

A medida que crece, el embrión se va separando de la placenta, pero ambos se mantienen comunicados por el cordón umbilical, dentro del cual hay, de punta a punta, dos arterias y una vena.

Durante la cuarta semana de su vida, se forma alrededor del embrión una bolsa que contiene el líquido amniótico. Este líquido tiene como misión amortiguar los golpes y las sacudidas que podrían dañar el embrión.

Durante las primeras semanas de su desarrollo, el embrión se parece más a un renacuajo que a una persona. Pero, poco a poco, las diferentes partes del cuerpo se van desarrollando y, hacia el tercer mes, logra una forma parecida a la de un niño pequeño: a partir de ese momento, la llamamos feto.

A partir del séptimo mes el feto ya puede sobrevivir, si nace accidentalmente. Pero en general está dentro del útero hasta los nueve meses, momento en el que ya está perfectamente preparado para vivir fuera del cuerpo de la madre.

El parto

El parto es el proceso de nacimiento del feto. Se produce, generalmente, unas 38 semanas después de la fecundación.

Durante el parto, los potentes músculos que forman las paredes del útero se contraen. Estas contracciones obligan al feto a abandonar el útero, a recorrer la vagina ya salir al exterior.

Así que el niño ha nacido, el médico corta el cordón umbilical y lo ata para evitar la pérdida de sangre. Al cabo de unos días, este trozo de cordón se desprende y deja el vientre una cicatriz: el ombligo.

En el momento de nacer, el bebé experimenta una gran cantidad de sensaciones nuevas. Sus pulmones comienzan a funcionar por primera vez y sus ojos descubren la luz. Al poco tiempo, sentirá hambre y estrenará su aparato digestivo.

El crecimiento

Después de haber dado a luz un bebé, la madre suele preguntar si es niño o niña. Y se lo pueden decir enseguida, porque sólo hay que mirar si tiene pene o vulva. Aunque no se ve desde el exterior, tanto los niños como las niñas ya tienen cuando nacen todos los órganos del aparato reproductor característicos de su sexo.

Pero hay que tener presente que, durante la infancia, los órganos reproductores no se han desarrollado lo suficiente para fabricar espermatozoides o expeler óvulos. Por otra parte, las diferencias entre el cuerpo de un niño y el de una niña son prácticamente inexistentes.

La etapa del paso de la infancia en el estado adulto se denomina pubertad: maduran los órganos reproductores y el cuerpo sufre una serie de cambios que conllevan la aparición de los caracteres sexuales secundarios, que diferencian al hombre de la mujer.

Al niño, la pubertad se inicia, generalmente, entre los 12 y los 13 años. El crecimiento se acelera, la espalda y el pecho se ensanchan. Empiezan también a poblarse de pelo el pubis y otras partes del cuerpo. La voz se hace más grave. A los 1 7 o los 18 años, todos estos cambios se pueden considerar prácticamente culminados.

En las niñas, la pubertad comienza, generalmente, entre los 11 y los 12 años (antes de que los niños) y también va acompañada de un gran crecimiento. Los pechos crecen, sale pelo en el pubis, las caderas se ensanchan y aparecen las primeras menstruaciones. El estado adulto se logra también entre los 17 y los 18 años.

Resumen de la reproducción humana

  • Las células reproductoras masculinas se denominan espermatozoides y son fabricadas por los testículos. Los espermatozoides salen al exterior por los conductos deferentes y el pene es el órgano encargado de introducir los espermatozoides en la vagina de la mujer.
  • Las células reproductoras femeninas son los óvulos. Cada 28 días, aproximadamente, se desprende un óvulo de uno de los ovarios y es recogido por la respectiva trompa de Falopio.
  • El útero es un órgano hueco que acoge y alimenta al embrión. Por la parte superior se comunica con las trompas de Falopio; y por la parte inferior, con la vagina.
  • La unión de un espermatozoide y un óvulo se llama fecundación. El óvulo fecundado o cigoto origina el embrión. Este se adhiere a la mucosa del útero y en este momento se inicia el embarazo. Hacia el noveno mes, cuando ya el embrión está completamente desarrollado, se produce el parto.
  • En general, cada 28 días uno de los ovarios expulsa un óvulo; este proceso se llama ovulación. La mucosa del útero aumenta de espesor antes de cada ovulación. Si no hay fecundación, la mucosa sobrante se desprende y es expulsada al exterior; este proceso se llama menstruación.
  • Además de tener aparatos reproductores diferentes, el hombre y la mujer adultos se diferencian por los caracteres sexuales secundarios: la forma general del cuerpo, la distribución del pelo, etc. El período de transición de niño a hombre y de niña a mujer llama pubertad.

Para finalizar te recomendamos que veas qué es la herencia genética

¿Quieres saber más sobre ciencia?

Desde CurioSfera-Ciencia.com, esperamos que este artículo científico titulado La reproducción humana, te haya sido de utilidad.

Para leer más información similar, puedes visitar la categoría de ciencia. También puedes preguntar tus dudas a nuestro buscador.

Y recuerda, si te ha gustado puedes compartirlo en redes sociales, darle un “me gusta”, dejarnos un comentario o seguirnos en nuestra página de ciencia de Facebook. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *