Saltar al contenido
CurioSfera Ciencia

Los microbios – Características y Tipos

microbios características

Los microbios son unos seres vivos u organismos tan pequeños que sólo pueden observarse mediante un microscopio. La mayoría están formados por sólo una célula y denominan unicelulares. Necesitan vivir en un ambiente húmedo y se reproducen por división celular. En CurioSfera-Ciencia.com, te explicamos qué son los microbios, cuántos tipos hay, cómo se reproducen, alimentan y respiran.

No te pierdas cómo son las células

Qué son los microbios

Los microbios son organismos o seres vivos tan pequeños que sólo se pueden ver con la ayuda del microscopio.

La mayoría de los microbios constan de una sola célula. Éstos, se llaman microbios unicelulares y cada uno realiza todas las funciones que caracterizan a los seres vivos: se alimenta, respira, crece, se reproduce, etc.

Como las células de los organismos más complejos, los microbios unicelulares deben estar rodeados de agua para poder realizar sus funciones vitales.

Tipos de Microbios

Los tipos o grupos más importantes de microbios unicelulares son:

  1. Protozoos
  2. Algas unicelulares
  3. Levaduras
  4. Bacterias

A continuación vamos a ver estos 4 tipos de microbios con más detalle:

Protozoos

Los protozoos son de tamaño microscópico. Son los organismos animales más sencillos ya que están formados por una sola célula (unicelulares). Son heterótrofos, es decir, que para alimentarse deben transformar la materia orgánica de otros organismos para tomar los nutrientes.

protozoos características

Los protozoos viven en medios líquidos y tienen la capacidad de moverse. Algunos tipos pueden formar colonias. Se reproducen por bipartición, es decir, la célula se divide en dos.

El núcleo celular está rodeado de una membrana. Generalmente, los protozoos no cuentan con estructuras internas como si fueran órganos internos. De tenerlos, son muy difíciles de distinguir.

Las principales características de los protozoos son:

  • Su hábitat se encuentra en medios acuáticos como charcas, ríos, océanos o lagos.
  • El tamaño de los protozoos varía entre 2 y 70 micrómetros.
  • Se alimentan de algas, desechos de otros organismos, bacterias y de otros protozoos.
  • Algunos pueden tener movilidad mediante diversos sistemas:
    • Flagelos: estructuras con forma de látigo.
    • Cilios: elementos que parecen pequeños pelos.
    • Ameboide: una especie de prolongación para moverse (pseudópodos).

Alimentación

La alimentación de los protozoos se produce atrapando el alimento que se introduce a través del citoplasma mediante una minúscula abertura de la membrana.

El paramecio por ejemplo, consigue su alimento creando una especie de remolino con los cilios. En cambio, las amebas rodean el alimento con sus seudópodos.

Respiración

Los protozoos respiran a través de la membrana celular y mediante las partículas de agua que son absorbidas al alimentarse. Si la vacuola pulsátil está llena de agua, se abre y la libera al exterior.

Reproducción

Los protozoos pueden reproducirse de tres formas distintas:

  • Por bipartición (división en dos).
  • Gemación (crecimiento de una yema o célula hija).
  • Por esporulación (fragmentación de la célula madre en esporas).

Clasificación de los protozoos

En la actualidad, se han identificado más de 51.000 tipos de protozoos. Entre ellos podemos encontrar diversos grupos:

  • Flagelados: muchas especies viven como parásitos de los animales y las plantas. Los flagelados o mastigóforos tienen uno o más flagelos que les permiten el movimiento.
  • Ameboides: del grupo Sarcodinos, que incluyen a los Radiolarios y los Foraminíferos, que son componentes importantes del plancton.
  • Esporozoos: este grupo cuenta con diversas especies parásitas de seres humanos y otros animales.
  • Cnidosporidios: son protozoos parásitos de peces, invertebrados, anfibios y reptiles.
  • Cilióforos: una gran parte cuentan con estructuras que recuerdan a la boca y al ano de los organismos superiores.

Ejemplos de protozoos

Vamos a ver los 2 protozoos más significativos: el paramecio y la ameba.

El paramecio

El paramecio es uno de los unicelulares que más abunda en los lugares donde hay agua y materia vegetal en descomposición. A pesar de ser sólo una célula, es bastante grande: mide entre 50 y 300 µm.

Al igual que las otras células, el paramecio tiene una membrana celular, un citoplasma y un núcleo.

La membrana celular está recubierta de una gran cantidad de pelos finísimos y muy cortos, que llamamos cilios. El paramecio mueve los cilios como si fueran remos; esto le permite nadar por el agua.

El paramecio alimenta de microbios unicelulares más pequeños que él y de fragmentos de células muertas. El alimento penetra en una especie de bolsa que el paramecio tiene en un lado: cuando llega al fondo de la bolsa, esta estrecha y forma dentro del citoplasma una especie de burbuja que contiene el alimento.

Esta burbuja se llama vacuola. En su interior, el alimento es digerido hasta que se convierte en un conjunto de partículas muy simples, que pueden atravesar la membrana de la vacuola y pasar, así, el citoplasma del paramecio.

El paramecio se reproduce dividiéndose por la mitad, como otras células. Cada paramecio tiene, desde que nace, cilios y una bolsa para el alimento, al igual que su progenitor.

Cuando el agua donde vive el paramecio se acaba (por ejemplo, cuando se seca la charca donde vive), su membrana celular se rodea de una sustancia dura que forma como una coraza a su alrededor.

El paramecio es capaz de resistir mucho tiempo dentro de su coraza (incluso años) sin disponer de agua ni de alimentos. En este estado, puede ser fácilmente transportado por el viento de un lugar a otro. Cuando vuelve a encontrar agua, rompe la coraza y reemprende su vida normal.

La Ameba

La ameba es también una célula grande, porque mide hasta 800 μm. Vive en aguas estancadas y se distingue por una característica muy peculiar: su gran capacidad para cambiar de forma.

Esta capacidad se observa, por ejemplo, cuando se desplaza. La ameba emite, en la dirección que quiere seguir, una prolongación llamada pseudópodo (que en griego significa «pie falso»).

A continuación, toda la célula se desplaza en la dirección del pseudópodo, hasta que éste desaparece; entonces, la ameba emite otro pseudópodo; y así, sucesivamente.

Al igual que el paramecio, la ameba se alimenta de unicelulares más pequeños que ella o de fragmentos de células muertas.

Para capturar el alimento, emplea sus pseudópodos: la rodea con estas prolongaciones, hasta que lo cierra formando una vacuola. En la vacuola, el alimento es digerido y convertido en partículas minúsculas, capaces de penetrar dentro del citoplasma.

La ameba se reproduce también como las otras células, partiéndose en dos. Si el agua donde vive termina, la ameba también es capaz de hacerse una coraza a su alrededor, como el paramecio.

Algas unicelulares

Las microalgas o algas unicelulares son organismos microscópicos unicelulares que son capaces de efectuar la fotosíntesis. Estos seres vivos están presentes en casi todos organismos de agua salada, dulce y hábitats terrestres húmedos.

algas unicelulares características

Su enorme área de distribución junto con la capacidad de hacer la fotosíntesis, hacen de las algas unicelulares uno de los grupos de plantas más transcendentales para la creación de oxígeno en el planeta.

Las algas unicelulares viven en las aguas dulces o en las marinas. Algunas tienen sistemas de locomoción para desplazarse; otros son inmóviles.

Clasificación y forma de las algas unicelulares

Las microalgas son organismos unicelulares y eucariotas. Pueden encontrarse en una gran variedad de formas. También pueden formar colonias o filamentos.

El tamaño de las algas unicelulares varía en función de la especie. Por lo general, miden entre 5 y 50 micrómetros. No obstante, algunos tipos pueden medir algunos cientos de micrómetros.

Alimentación

Son organismos que se alimentan mediante la fotosíntesis (autótrofos). Es decir, utilizan la luz del sol para transformar compuestos inorgánicos en materia orgánica.

Algas unicelulares ejemplos

Veamos un representativo ejemplo de las algas unicelulares: el Chlamydomonas.

El Chlamydomonas

El Chlamydomonas es un pequeño organismo unicelular que habita en las aguas dulces y hace sólo una centésima de milímetro.

A diferencia del paramecio y de la ameba, el Chlamydomonas no se alimenta de otros organismos, sino que fabrica su propio alimento a partir del dióxido de carbono, el agua y la luz del sol.

El proceso que sigue para la fabricación del alimento es el mismo que siguen las plantas superiores: la fotosíntesis. Y, lógicamente, también posee el pigmento necesario para realizar la fotosíntesis: la clorofila.

Este pigmento se encuentra en una especie de bolsita, llamada cloroplasto, que ocupa casi la mitad del citoplasma.

Al igual que las células de las plantas, el Chlamydomonas tiene una pared celular que rodea la membrana celular.

También tiene un par de filamentos, llamados flagelos, que mueve como si fueran látigos. Gracias al movimiento de los flagelos, el Chlamydomonas puede nadar.

El Chlamydomonas pertenece al grupo de las algas unicelulares, que se caracteriza porque todos sus miembros alimentan mediante la fotosíntesis.

Levaduras

Se denomina levadura o fermento a un grupo de hongos unicelulares y microscópicos. Tienen la capacidad de dar inicio a un proceso de descomposición llamado fermentación.

levaduras caracaterísticas

Las levaduras pueden descomponer sustancias orgánicas, particularmente los carbohidratos y los azúcares, y obtener como subproducto otras sustancias específicas como alcoholes.

Las levaduras pueden ser de diferentes tipos y se pueden encontrar en distintos hábitats.

Se pueden reproducir de dos formas: la asexual (por brotación o gemación) y la sexual (mediante esporas). Al tratarse de microorganismos eficaces y simples pueden llegar a duplicarse en tan sólo hora y media.

La fermentación es un proceso que este tipo de levaduras puede realizar para la obtención de energía. En función del subproducto que se obtiene, la fermentación puede ser de dos formas diferentes: fermentación láctica y fermentación alcohólica.

Ejemplo de levaduras

Vamos a conocer el saccharomyces, uno de los mejores ejemplos de las levaduras unicelulares.

El saccharomyces

El Saccharomyces es un organismo unicelular que vive en la superficie de los frutos de muchas plantas y se nutre cuando son maduros.

Su importancia para el hombre es extraordinaria: gracias a él se elaboran el vino, la cerveza y otras bebidas alcohólicas, y también interviene en la elaboración del pan.

El Saccharomyces mide una centésima de milímetro y tiene forma oval. Su membrana celular está recubierta de una pared rígida.

A diferencia de los protozoos, el Saccharomyces no puede digerir el alimento en su interior y, por tanto, lo hace fuera: vierte al exterior jugos digestivos que deshacen el alimento y permiten el acceso al interior de la célula.

El Saccharomyces se reproduce mediante un tipo especial de división celular, que llamamos gemación. La gemación comienza cuando en un extremo de la célula aparece una pequeña protuberancia o yema que, poco a poco, va engrosándose.

Asimismo, el núcleo se divide en dos y uno de los núcleos «hijos» va hacia la gema. Finalmente, la yema alcanza unas dimensiones similares a las de la célula madre y se separa.

Cuando el lugar donde vive se seca, o se agota el alimento, el Saccharomyces se divide, de una manera especial, en cuatro células que quedan rodeadas por una cápsula que las protege.

Cuando las condiciones vuelven a ser favorables, la cápsula se rompe y las cuatro células recomienzan la actividad normal.

El Saccharomyces pertenece al grupo de los Nevados, que son unicelulares emparentados con los hongos. Algunos Nevados, muy pocos, son parásitos; pero la mayoría son saprobis (es decir, se alimentan de materia orgánica muerta)

Las bacterias

Hay unos microbios unicelulares más pequeños y mucho más sencillos que los protozoos, las algas unicelulares y las levaduras. Estos microbios son las bacterias.

bacterias características

Las bacterias son los organismos unicelulares más pequeños, porque miden como máximo, unas pocas milésimas de milímetro de longitud.

Son también los más sencillos, porque, aunque están formados por un citoplasma y un núcleo, estos son mucho más simples que los de las otras células. Pero, por otra parte, son el grupo más numeroso y más variado de todos los microbios.

Formas de las bacterias

La membrana celular de las bacterias está rodeada por una pared celular rígida, que les proporciona una forma fija. Las formas más comunes son:

  • Bacilos: que parece un bastón.
  • Cocos: de forma redondeada.
  • Espiroquetas: con forma de hélice o espiral.

Alimentación y reproducción de las bacterias

¿De qué se alimentan las bacterias? Se pueden alimentar de tres modos diferentes:

  • Las bacterias autótrofas: son capaces de fabricar ellos mismos el alimento mediante la fotosíntesis.
  • Bacterias parasito: se alimentan de organismos vivos. Estas son las bacterias más conocidas, porque producen una gran parte de las enfermedades infecciosas que sufre el hombre (tuberculosis, sífilis, fiebre tifoidea, etc.).
  • Las bacterias saprofitas: es el grupo mayoritario y no son perjudiciales. Casi todo tipo de materia orgánica puede servirles de alimento: algunas bacterias, por ejemplo, hasta pueden alimentarse de petróleo.

Igual como las levaduras, las bacterias digieren el alimento vertiendo al exterior jugos digestivos que lo deshacen y permiten el paso al interior de la célula.

Las bacterias se reproducen por división celular, de forma parecida a como lo hacen las otras células. Cuando hay suficiente alimento, las bacterias se suelen dividir con una gran rapidez.

Cómo respiran las bacterias

Ya sabes que las células de tu cuerpo respiran combinando en su interior los alimentos con el oxígeno; este tipo de respiración se denomina aerobia (en griego, «aeros» significa aire) y es la que realizan la mayoría de células.

Algunos unicelulares, sin embargo, obtienen la energía de los alimentos de otro modo: descomponiéndose en sustancias orgánicas sencillas y sin utilizar el oxígeno.

Este tipo de respiración se denomina fermentación o, también, respiración anaerobia (en griego, «anaeros» significa sin aire).

Desde hace ya miles de años, el hombre sabe que si el líquido azucarado que se obtiene al prensar la uva se deja reposar en un recipiente durante varios días, se convierte en vino.

De todos modos, hasta el siglo XIX no se descubrió que este proceso es una fermentación y que el ser vivo que la causa es el Saccharomyces, que normalmente se encuentra en la cascarilla de la uva.

El Saccharomyces absorbe el azúcar y, en su interior, lo descompone en alcohol; durante este proceso, además, elimina dióxido de carbono.

Además del Saccharomyces y de algunas otras levaduras, muchas bacterias son capaces de respirar anaeróbicamente. Entre estos, están los que convierten la leche en yogur y los que intervienen en la elaboración de algunos quesos como el camembert o el gruyere.

La sustancia orgánica que resulta de la fermentación cambia según el organismo que la realiza: en el caso del Saccharomyces, es el alcohol; en el de las bacterias del yogur, el ácido láctico; etc.

Algunos unicelulares sólo respiran anaeróbicamente cuando les falta oxígeno; por lo tanto, mientras basta respiran aeróbicamente. Este es el caso del Saccharomyces y de diversas bacterias.

Importancia de los microbios en la naturaleza

Las bacterias, los protozoos y, en general, todos los microbios se reproducen con gran rapidez. Además, debido a su pequeñez, pueden ser fácilmente transportados por el viento, por el agua o por otros seres vivos.

Debido a esto, los microbios se encuentran en grandes cantidades en todas partes donde hay un poco de agua y de materia orgánica para alimentarse.

Así, por ejemplo, se ha calculado que, sólo en un gramo de suelo fértil, podemos encontrar varios miles de protozoos, millones de hongos y miles de millones de bacterias.

Los microbios hacen una tarea importante de descomposición de la materia orgánica: así que se muere un animal o una planta, un número incalculable de microbios comienzan su acción y, en poco tiempo, lo deshacen con sus jugos digestivos.

Pero los microbios son importantes, sobre todo, porque de ello depende la vida de las plantas (y por lo tanto, también la de los animales). Efectivamente, las plantas necesitan sustancias inorgánicas del suelo, y si no fuera que los microbios las renuevan, estas pronto se acabarían.

El abonado de los campos de cultivo con estiércol se basa en este hecho. El estiércol alimenta una cantidad innumerable de bacterias, por lo que aumenta enormemente la cantidad de sustancias inorgánicas vertidas al suelo.

Qué son los microbios resumen

  • Los microbios son seres vivos tan pequeños que sólo pueden ser observados con la ayuda de un microscopio. Muchos de ellos están formados por una sola célula y se llaman unicelulares. Los unicelulares necesitan vivir en un ambiente húmedo. Se reproducen por división celular. Los más importantes son los protozoos, las algas unicelulares, las levaduras y las bacterias.
  • Los protozoos se alimentan de organismos vivos o muertos, y tienen sistemas de locomoción que les permiten moverse por ellos mismos. Los hay que viven en las aguas dulces; otros, en suelos húmedos; algunos, al mar; otros son parásitos.
  • Las algas unicelulares fabrican su alimento a partir de sustancias inorgánicas, mediante la fotosíntesis. Viven en las aguas dulces o al mar.
  • Las levaduras son unicelulares inmóviles, emparentados con los hongos. Hay que son parásitos, pero la mayoría son saprobis. Es decir, se alimentan de materia orgánica muerta.
  • Las bacterias constituyen el grupo más numeroso y variado de todos los microbios. Son más pequeños y más simples que las otras células. Algunos realizan la fotosíntesis, como las plantas; otros son parásitos; pero la mayoría son saprofitas.
  • Algunas levaduras y algunas bacterias tienen un tipo especial de respiración, la respiración anaerobia o fermentación, que permite obtener energía de los alimentos descomponiéndolos en sustancias orgánicas sencillas sin que intervenga el oxígeno. Muchos unicelulares fermentadores son útiles al hombre, para que intervienen en la elaboración del vino, la cerveza, el pan, el yogur y otros alimentos.
  • Los microbios son muy importantes para la vida de las plantas (y, en consecuencia, para los animales), porque proporcionan al suelo las sustancias inorgánicas que las plantas necesitan para alimentarse.

Para finalizar, no te pierdas cómo se alimentan los animales

¿Quieres saber más sobre ciencia?

Desde CurioSfera-Ciencia.com, esperamos que este artículo científico titulado Características y tipos de microbios, te haya sido de utilidad.

Para leer más información similar, puedes visitar la categoría de ciencia. También puedes preguntar tus dudas a nuestro buscador.

Y recuerda, si te ha gustado puedes compartirlo en redes sociales, darle un «me gusta», dejarnos un comentario o seguirnos en nuestra página de ciencia de Facebook. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *