Saltar al contenido
CurioSfera Ciencia

Qué es la identificación genética por ADN

identificación genética mediante el ADN

La identificación de criminales mediante pruebas como sangre, pelos o piel halla­das en el lugar del crimen ha sido siempre una de las ambiciones de los laboratorios policiales. Esto se hizo realidad gracias a la identificación genética mediante el ADN. En CurioSfera-Ciencia.com, te explicamos quién inventó este sistema y cómo funciona.

No te pierdas cómo se obtiene el ADN

Quién inventó la identificación por ADN

El inventor de la identificación genética mediante el ADN fue el científico británico Alee John Jeffreys en el año 1984. Lo hizo investigando en la ciudad de Leicester (Inglaterra) mientras trabajaba para para el Instituto Lister de Medicina Preventi­va.

Las patentes de se presentaron el 12 de noviembre de 1984 y publicadas  bajo los números o referencias GB2166445, EP186271 y US5413908. La patente británica fue auto­rizada exclusivamente en 1986 al ICI (luego a su empresa separatista Zeneca).

Se descubrió que el ADN poseía ciertas secuencias (conocidas como «minisatéli­tes») que aunque no contribuían a la función de ningún gen se repetían en su interior y que, excepto los gemelos idénticos, cada organismo poseía un diseño único.

La utilización del ADN para identificar a individuos se descubrió por casualidad. Al igual que sucede con otros grandes inventos. El hecho de que el ADN de las células proporcione esta información supuso un punto de inflexión en la ciencia.

Cómo funciona la identificación del ADN

La téc­nica de las huellas dactilares genéticas es compleja. En primer lugar, el ADN se corta en porciones específicas mediante enzimas y los fragmentos se colocan sobre un gel que luego se somete a una descarga eléctrica. Los fragmentos de dos hebras se dividen para convertirse en hebras individuales y se traspasan a una hoja de nylon.

identificación genéticas por extracción ADN características

Son some­tidas a un ADN sintético que se adhiere a los minisatélites; se hace una radiografía y se revela la película. De manera similar a los códigos de barras de los productos envasa­dos, los códigos oscuros muestran los minisatélites y el diseño que resulta es único.

Se considera que la posibilidad de que dos individuos coincidan es de una entre un millón. Además, los individuos emparentados muestran muchas similitudes.

Aplicaciones de la identificación genética por ADN

La técni­ca se utiliza para descubrir a criminales, para demostrar relaciones familiares y para efectos médicos. La identificación de huellas dactilares genéticas para la detección de criminales la utilizó por primera vez la policía de Leicestershire el 5 de enero de 1987.

Dos colegialas habían sido violadas y estranguladas en dos pueblos. Se pensaba que el asesino probablemente sería de la localidad y se solicitaron muestras de sangre y sali­va de más de 5.000 hombres.

Sólo dos personas se negaron. Uno de ellos, Colin Pitchfork, al encontrarse bajo presión, chantajeó a un compañero de trabajo para que hicie­ra la prueba en su nombre. Cuando luego el sustituto confesó el engaño, a Pitchfork se le realizó la prueba del ADN y fue condenado a dos cadenas perpetuas.

Las pruebas de ADN se han utilizado para identificar a criminales mediante mues­tras que se conservan desde 1970. Gran Bretaña mantiene una base de datos con prue­bas de ADN de todos los criminales convictos desde mediados de la década de 1990 y hasta ahora hay más de 500.000 archivos.

A quienes esperan juicio se les hace un test para ver si coinciden con alguno de la base de datos. Si son condenados, su perfil se añade a la base de datos, en caso contrario se destruye.

Para finalizar, no te pierdas qué es un test de ADN

¿Quieres saber más sobre ciencia?

Desde CurioSfera-Ciencia.com, esperamos que este artículo científico titulado Identificación genética por ADN, te haya sido de utilidad.

Para leer más información similar, puedes visitar la categoría de ciencia. También puedes preguntar tus dudas a nuestro buscador.

Y recuerda, si te ha gustado puedes compartirlo en redes sociales, darle un “me gusta”, dejarnos un comentario o seguirnos en nuestra página de ciencia de Facebook. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *