propiedades y características de las autopistas

Estas vías rápidas nos permiten poder desplazarnos en automóvil rápidamente de un lugar a otro. Pero exactamente, ¿qué es una autopista?, ¿cómo se construye?, ¿desde cuándo existen?. En CurioSfera-Ciencia.com, te explicamos las características de las autopistas, desde cuándo se utilizan, cuál fue la primera y cómo son las autopistas más modernas que existen.

No te pierdas las características del asfalto de carreteras

Concepto de autopista

Es domingo y el cielo está sereno, lo ideal para una alegre excursión al campo. Salimos en automóvil, abandonamos la ciudad y, para llegar antes a nuestro destino, tomamos una de las autopistas que atraviesan el país.

Tras una breve espera en fila ante los puestos de peaje (si la autopista es de pago), hacemos efectiva la cantidad correspondiente. Nuestro vehículo, entonces, toma velocidad en el carril de aceleración, se sitúa en el carril de marcha, supera a un camión pasándolo por el carril de adelantamiento y vuelve a colocarse a la derecha.

Mientras el automóvil corre, aprovechamos para conocer mejor la autopista: con qué fin se ha construido, cómo está hecha y quién la utiliza.

Origen de las autopistas

A mediados del siglo XIX, se viajaba casi exclusivamente por carretera; después se impuso el ferrocarril, y pronto el tren llegó a ser el medio de transporte más veloz y económico.

Se fabricaban mientras tanto los primeros automóviles, pero como eran caros, fáciles de estropearse y, además, se veían obligados a recorrer pésimas carreteras, no podían prácticamente competir con la locomotora.

Más tarde el progreso técnico permitió poco a poco mejorar los automóviles, construirlos más veloces, sólidos y baratos. No obstante, el tren seguía siendo con ventaja el preferido para largos viajes.

Fue al comienzo del decenio 1920-1930 cuando los automóviles pasaron al ataque. Nació pues la idea de crear carreteras especialmente reservadas a estos vehículos.

Cómo eran las primeras autopistas

Dichas carreteras, para permitir velocidad y comodidad al máximo, deberían contar con una pavimentación lisa, regular y que no fuera polvorienta.

Habrían de poseer la menor cantidad posible de curvas, y si las hubiere tendrían que ser muy anchas; no podrían atravesar por medio de las poblaciones ni cruzarse con otras carreteras, y se prohibiría su uso a peatones, ciclistas y carruajes tirados por animales.

En 1925 fue abierta al tráfico la primera autopista del mundo: la que enlazaba Milán con los lagos alpinos, de 84 kilómetros. Hoy día esta autopista, con sus dos carriles, haría sonreír, pero para el tránsito de entonces era más que suficiente. En los años siguientes fueron inauguradas autopistas en diversos países de Europa y América.

Después de la segunda Guerra Mundial, con el desarrollo cada vez mayor del tráfico automovilístico, aquellas autopistas fueron ampliadas y modernizadas.

Cómo son las autopistas modernas

En la actualidad existen estos exponentes de la ingeniería moderna en todos los continentes, alcanzando algunas una longitud de miles de kilómetros y atravesando el país de punta a punta. Una autopista actual presenta dos o más carriles para cada sentido de marcha y un linde de separación que divide la calzada en dos: una para cada sentido.

El carril de la derecha es el de marcha normal, y el de la izquierda, él de adelantamiento. A ambos lados de la autopista hay otro carril para estacionamiento de emergencia de los vehículos.

Las curvas y las pendientes, para que el automóvil las recorra velozmente, deben ser lo menos pronunciadas posible. En las llanuras se consigue esto fácilmente; ya no tanto en las zonas accidentales, como montañas, colinas o costas altas. En los últimos casos es indispensable construir puentes, viaductos y túneles.

Pero el automovilista, además de viajar rápidamente, precisa asimismo reposar o ser asistido. He aquí, pues, a lo largo de las autopistas, las áreas de estacionamiento, las estaciones de servicio y reparación, los bares y los restaurantes.

Nuestro breve viaje por autopista va a terminar. Frenamos, pagamos el peaje, si hay que hacerlo al final del trayecto en vez de al principio, y henos ya en el campo.

En Inglaterra y Australia, la circulación de vehículos, tanto en autopistas como en carreteras convencionales, se realiza en sentido inverso a los demás países del mundo, o sea, que los vehículos circulan por la izquierda y los adelantamientos se efectúan por la derecha.

Para finalizar, no te pierdas cómo funciona un motor de explosión

¿Quieres saber más sobre ciencia?

Desde CurioSfera-Ciencia.com, esperamos que este artículo científico titulado Características de las autopistas, te haya sido de utilidad.

Para leer más información similar, puedes visitar la categoría de ciencia. También puedes preguntar tus dudas a nuestro buscador.

Y recuerda, si te ha gustado puedes compartirlo en redes sociales, darle un «me gusta», dejarnos un comentario o seguirnos en nuestra página de ciencia de Facebook. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí