Saltar al contenido
CurioSfera Ciencia

Qué es el clima | Tipos de clima

clima definición

Por definición, el clima es el estado medio de la atmósfera medido durante un largo periodo de tiempo. Muy distinto al tiempo atmosférico (soleado, lluvia, nieve…). A la vez, en función de una gran cantidad de condicionantes, existe en el mundo diferente tipos de clima. En CurioSfera-Ciencia.com, te explicamos qué es el clima y los tipos de clima existentes.

No te pierdas cómo se forman las nubes y los diferentes tipos

Definición de clima

Algunas definiciones diferentes nos ayudarán a precisar el concepto de clima, como por ejemplo estas:

  1. Clima es el conjunto de los fenómenos meteorológicos que caracterizan el estado medio de la atmósfera en un punto de la superficie de la tierra.
  2. Clima es la serie de estados de la atmosfera en un lugar determinado en su sucesión habitual. Es, pues, la serie de los tipos de tiempo.
  3. Clima es la sucesión frecuente de los tipos de tiempo en un lugar determinado.

Los climas del mundo – Tipos y clasificación

Los diferentes climas del mundo se pueden agrupar en dos grandes categorías:

  • Climas extratropicales: propios, como su nombre indica, de las regiones situadas fuera de los trópicos y caracterizados por la existencia de un invierno más o menos largo y frío y por tanto, por la alternancia de estaciones.
  • Climas intertropicales: propios de las zonas comprendidas entre los trópicos y caracterizados por las temperaturas elevadas y regulares y la falta de alternancia de estaciones térmicas (climas sin invierno).

cuántos tipos de clima existen

Climas extratropicales

Los distintos tipos de climas extratropicales son:

Clima polar

El clima polar se caracteriza por tener un invierno de más de nueve meses, temperaturas muy bajas y pluviosidad bastante reducida. Es propio de latitudes cercanas al círculo polar.

La nieve y el hielo que cubren el suelo casi durante todo el año prácticamente no permiten más vegetación que ciertas plantas muy bien adaptadas, las que integran la tundra.

Clima frío

Los climas fríos se caracterizan por tener inviernos de seis a nueve meses, temperaturas medias anuales muy bajas y precipitaciones en buena parte de nieve. Es propio de latitudes cercanas a los 60 °. La vegetación más típica es la taiga.

Clima templado frío

El clima templado frío se identifica por contar con temperaturas medias anuales del orden de los 10 ° C. El invierno tiene un mínimo de tres meses de duración.

Las precipitaciones, la amplitud térmica y la cantidad y la distribución de las precipitaciones dependen mucho de los factores locales.

Es propio de las regiones situadas hacia los 50 ° de latitud. La vegetación más característica está formada por bosques de árboles caducifolios.

Clima templado cálido

Se caracteriza por sus temperaturas medias anuales relativamente elevadas (sobre todo por las medias del verano, del orden de los 24-25 ° C y los inviernos suaves).

Es propio de la franja terrestre comprendida entre los 30 ° y los 45-50 ° de latitud, aproximadamente. Sin embargo, hay que distinguir dos variedades:

Clima mediterráneo

Propio de las áreas del Mediterráneo, pero también de algunos lugares de las costas oeste de los continentes (como por ejemplo California y la región occidental de África del Sur).

Se caracteriza por sus veranos muy secos y por la pluviosidad principalmente de primavera y otoño. La vegetación más típica es el encinar y la maquia.

Clima chino

Es el típico de la costa oriental de Asia y, en parte, de la costa oriental de África y América. Se diferencia del mediterráneo por que la pluviosidad está mejor repartida a lo largo del año y, en conjunto, es también más abundante. La vegetación se diferencia del mediterráneo por la abundancia de bambúes y de palmeras.

Climas intertropicales

Los climas intertropicales se dividen en dos grupos: clima de los trópicos áridos y el clima de los de trópicos húmedos. Entre los primeros se encuentran:

qué son los climas cálidos

Clima árido o desértico

En el que la estación seca dura casi todo el año y las precipitaciones, muy pequeñas, son también muy esporádicas, lo que imposibilita la existencia de vegetación. Se da en determinados lugares hacia los 25-30 °, o más, de latitud en África, América, Asia y Australia.

Clima semiárido

Cuenta con una estación seca que dura casi todo el año y un máximo de tres meses de lluvias. Normalmente se da en zonas de transición, en franjas que bordean los desiertos. La vegetación típica es muy pobre y es formada por arbustos espinosos aislados.

Clima tropical

En el clima tropical las precipitaciones ya son bastante más importantes, pero hay una estación seca que dura casi seis meses. La vegetación típica es la sabana. En realidad este clima constituye ya una transición hacia los llamados climas de trópicos húmedos.

Entre los climas de trópicos húmedos hay:

Clima monzónico

Es el que tiene la pluviosidad más alta de todos, aunque toda esta lluvia se concentra durante la estación lluviosa (monzón), que alterna con una estación más seca. Se da en determinados lugares de Asia, Indochina y África hacia los 15-20 ° de latitud. La vegetación típica es el bosque monzónico o jungla.

Clima subequatorial

Es una variante del clima siguiente, el ecuatorial, se diferencia porque hay algún mes con algo menos de lluvia y tormentas. Sin embargo, hay, y permite el desarrollo de una vegetación frondosa, que no es muy diferente de la de la selva ecuatorial. Este clima ocupa grandes extensiones de territorio en torno a las zonas de clima ecuatorial.

Clima ecuatorial

Se caracteriza por una pluviosidad elevada (de 1500 o más l/m²  al año) repartida de forma uniforme a lo largo de todo el año. Las temperaturas son también muy regulares y la amplitud térmica anual muy pequeña.

El clima ecuatorial ocupa algunas zonas cercanas al ecuador como la Amazonia y la cuenca del río Congo, en África. La vegetación más característica es el bosque ecuatorial o selva ecuatorial.

Factores que influyen en el clima

Los dos constituyentes principales del clima son la temperatura y la pluviosidadPara entender la variación geográfica de la temperatura y la lluvia hay que estudiar con precisión el relieve terrestre y el funcionamiento de la atmósfera (penetración de la radiación solar, formación de depresiones y anticiclones, circulación…).

Las causas de la diversidad de climas

Ahora, si de momento nos interesa solo conocer cuáles son los principales tipos de clima, debemos saber que la distribución de los tipos de clima a nivel mundial viene dada por los siguientes factores climáticos:

Latitud

La latitud tiene una gran influencia sobre la temperatura, de tal manera que si nos apartamos del ecuador en dirección a los polos de la Tierra la temperatura media disminuye.

La razón es simple: la insolación en el ecuador es máxima porque la radiación solar llega perpendicularmente, mientras que al aumentar la latitud aumenta la inclinación.

Además, con el aumento de la latitud aumenta la variación de la duración del día (con respecto a la noche) y esto hace que la amplitud térmica anual sea mayor (a más latitud), mientras que en el ecuador el clima, además de estar lejos del frío, es constante.

Continentalidad

La continentalidad, o distancia de la costa, afecta el clima para que las tierras del interior tienen una amplitud térmica mayor que las localidades del litoral debido a recalentamiento y enfriamiento rápido de las masas sólidas (tierra) en relación con el mar.

El mar actúa como un amortiguador y suavizador de las temperaturas, tanto en verano como en invierno.

Por otra parte, la humedad aumenta también con la proximidad al mar, lo que hace que, en términos generales, la pluviosidad sea mayor a la costa que no tierra adentro.

Corrientes marinas

En todo el planeta los climas se ven afectados por las corrientes marinas; así, las corrientes frías marinos; así, las corrientes frío originan un descenso de las temperaturas en las latitudes medias y elevadas de las costas orientales de los continentes del hemisferio norte.

En cambio, en latitudes bajas son las corrientes cálidas los que refrescan las costas occidentales de los continentes. Las corrientes marinas y los vientos (alisios y monzones) explican también la asimetría en la distribución de las lluvias a ambos lados de los continentes.

Altitud

El aumento de la altitud tiene un efecto sobre la temperatura similar al de la latitud (lo cual explica la similitud (pero no identidad) entre los climas de los polos y los climas de las montañas).

El hecho de que a mayor altitud corresponda menor temperatura (aproximadamente 1 ° C de temperatura media cada 160 o 170 metros de desnivel) se explica por la menor densidad del aire y la disminución del dióxido de carbono con la altura.

Hay que recordar que el dióxido de carbono hace de pantalla y dificulta la pérdida de calor hacia las capas más altas de la atmósfera.

Por otra parte, la altitud hace disminuir la presión atmosférica y por tanto aumentar las precipitaciones (pluviosidad) debido al enfriamiento de las masas de aire cargadas de humedad, enfriamiento que se produce cuando estas masas, al encontrar un obstáculo (montañas, cordilleras…), se elevan.

El relieve o la orografía

El efecto directo de la altitud de las montañas del acabamos de considerar. Ahora bien, hay que tener en cuenta, además, la orientación de las montañas. A igualdad altitud, a ambos lados de una montaña, las dos vertientes tendrán climas diferentes si la insolación es diferente.

En una ladera orientada al sur (solana o solana) la insolación es mayor que en la vertiente orientada al norte (umbría), por lo que la diferencia de temperaturas puede ser apreciable aunque se trate de lugares muy cercanos. Este contraste climático se pone de manifiesto en la vegetación que hay a ambos lados (como saben, por ejemplo, los buscadores de setas) y en los cultivos que el hombre ha instalado.

La orientación de las laderas afecta también a las precipitaciones. Si los vientos son húmedos y la dirección de su procedencia suele ser constante, el resultado es una gran diferencia de pluviosidad entre las dos vertientes.

La naturaleza del suelo

Este factor también puede influir sobre el clima, ya que, por ejemplo, actúa sobre la cantidad de calor que puede absorber mientras que su textura y su composición lo harán sobre la humedad que puede retener.

La vegetación

La influencia de la vegetación es manifiesta. Una vegetación rica y abundante suaviza las temperaturas y aumenta la humedad.

De hecho, parte del agua que llega al suelo vuelve a la atmósfera por evaporación y por la transpiración de las plantas (Evapotranspiración), lo que hace que se pueda decir que la vegetación tiene una influencia positiva sobre las precipitaciones, y por tanto que la deforestación significa desertización.

El hombre

Es evidente que el hombre también puede modificar el clima, ya sea mediante sus cultivos (deforestando para hacer campos…) o sus industrias, o creando condiciones climáticas artificiales.

En una distancia de pocos metros puede haber variaciones notables de clima, es decir, climas locales, e incluso microclimas (no es lo mismo el clima dentro de un bosque que en el campo de trigo que hay junto, o al margen del camino) propios de superficies de, tal vez, muy pocos metros cuadrados.

La importancia del clima

Desde el punto de vista de las ciencias naturales el clima es un factor importantísimo. La distribución de los animales y las plantas sobre la tierra depende, junto con otras causas, del clima.

El relieve, el paisaje y muchas catástrofes naturales también son una consecuencia. La agricultura, de hecho, ha estado hasta ahora totalmente sometida al clima.

Pero es que no es sólo eso: la civilización occidental y tecnológica que hoy domina el mundo se ha desarrollado en un clima templado frío. La vida humana tiene tendencia a durar más en un clima menos cálido.

Algunas enfermedades importantes son debidas a animales que sólo viven en lugares cálidos. Las grandes aglomeraciones de población están situadas básicamente en lugares de clima templado frío.

La conservación de los alimentos depende de la temperatura en un grado muy elevado. El turismo, que por su volumen es una de las actividades económicas más importantes hoy en día, está regulado principalmente por el clima.

Es decir, no es sólo el paisaje, el relieve, la fauna y la flora; el clima es también un factor de primer orden en materia económica, sanitaria y médica.

Para finalizar, no te pierdas cómo se forma el granizo

¿Quieres saber más sobre ciencia?

Desde CurioSfera-Ciencia.com, esperamos que este artículo científico titulado Qué es el clima y tipos de clima, te haya sido de utilidad.

Para leer más información similar, puedes visitar la categoría de ciencia. También puedes preguntar tus dudas a nuestro buscador.

Y recuerda, si te ha gustado puedes compartirlo en redes sociales, darle un “me gusta”, dejarnos un comentario o seguirnos en nuestra página de ciencia de Facebook. 🙂

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *